mensajes
ATLETISMO

HISTORIA

FAMOSOS

HORARIOS

RECORRIDO

COMPETICIONES

CLASIFICACIONES

NOTICIAS

FOTOS

ENLACES

 

 

 

JORDI AUBESO MARTINEZ

PALMARES

 

Maratón de Madrid / Abril de 1997.


Si me preguntan con que carrera quede enganchado al atletismo, sin duda tendría que narrar la experiencia de mi primera Maratón .

No podría enumerar cuales fueron los motivos por los que estaba en la línea de salida preparado para recorrer los 42 km. 195 mt. pero algo o alguien me dio la oportunidad de redescubir el atletismo a mis 30 años


“Cinco minutos” para la salida, observo la diversidad de personas, mayores, jóvenes, delgados, no tanto, altos , bajos ,extranjeros, de color ...pero en ellos y en el ambiente hay algo mágico que tal vez , sucederá hoy. Quizá por esto me asaltan las dudas ¿qué hago yo aquí?. ¿Qué busco? ¿cómo me he embarcado en esta locura? Siento vértigo e incluso algo parecido al pánico.

¡Soy un “inocente”, no tenia ni idea de lo que me esperaba!

Pero el hecho es que sonó el pistoletazo de salida, el publico rompe en un aplauso, empece a correr junto con otras 6.000 personas la maratón más popular que se celebra en España . Realmente creo que de no ser por el calor del publico no habría llegado

Voy haciendo kilómetros, consulto el reloj, bebo generosamente. El primer balance de la carrera es el esperado, todo va bien y me da confianza.

Me acerco a la mitad de carrera y pronto llegará el famoso muro, no se muy bien que es pero de el dicen que quien lo pasa termina la prueba. Mis piernas se vuelven de madera, tengo calambres, debo pararme y caminar algunos metros , consulto el reloj pero no lo entiendo. Fijo la vista a poca distancia de mi y sitúo mi objetivo solo en llegar a esa farola de ahí delante, continuo hasta la siguiente esquina.

La gente se oye a los lados de la carretera, es curioso han estado ahí desde la salida, pero hasta ahora no los había oído con tanta intensidad “animo, venga que ya queda poco,...”. Alguien me pregunta ¿cómo vas?... bien, bien, voy a terminar , es mi respuesta y ha sonado segura. Las piernas me duelen más que nunca.

Allí la veo, es la meta, al lado están mi mujer y mi hijo, mi familia, me han visto,.... me animan, como puedo les devuelvo el saludo, las piernas han dejado de doler y el rumor de la gente es más fuerte que nunca. Veo el globo de meta, Por la megafonía dicen mi nombre, ..... ese soy yo.

Alzo los brazos en signo de victoria, el reloj marca 3:13:13, y es que aunque el primer clasificado haya llegado una horas antes, me siento como un auténtico vencedor, y grito con alegría ¡LO HE CONSEGUIDO!

Abrazo a mi mujer y a mi hijo, no puedo controlarme, los ojos se inundan de alegría. Ahora me doy cuenta de todo lo que me duelen las piernas, los brazos, la espalda, estoy destrozado pero contento, ha sido un día mágico. Sé que volveré a correr siempre que la salud y las fuerzas me acompañen, sé que ha calado en mí el espíritu del MARATON, el esfuerzo en solitario, el ejercicio de voluntad y sacrificio.

“QUIEN TIENE LA VOLUNTAD, TIENE LA FUERZA”